Viernes 20 Julio 2018
Text Size

Casa Ana Frank, Museo abierto

Entrevista a Héctor Shalom, Director del Centro Ana Frank Argentina
El sábado realizamos una visita a la novena edición del Museo Abierto, en el marco del 89° Aniversario del Natalicio de Ana Frank y del 9° Aniversario del Centro, el Museo está ubicado en Superí 2647, de la CABA, un recorrido por la conmovedora historia de una niña y su familia, en un época que seria para el olvido, pero que tiene que estar siempre en la memoria de todos, precisamente para que situaciones como las pasadas no se vuelvan a repetir, darle importancia a la memoria, recordar, difundir para que los hechos aberrantes de la historia nunca más tengan cabida en la mente de nadie.
El recorrido por el museo consta de varias salas que cuentan con fotos y recuerdos de la época, y la recreación escenográfica del escondite donde Ana Frank permaneció oculta junto a otras siete personas, la visita comenzó con la proyección de un audiovisual donde se cuenta la vida de esta familia y sus allegados, la casa donde permaneció Ana y donde escribió su diario, la visita fue guiada por los voluntarios que trabajan colaborando con el Centro de Ana Frank.
Los asistentes tuvieron el honor de poder escuchar del testimonio brindado por Nicolás Rosenthal, sobreviviente de la Shoá, quien compartió con los presentes su dura historia que abarcó un antes, durante y después del holocausto judío. El testimonio de Nicolás cerró con preguntas de los participantes que se mostraron profundamente conmovidos por sus palabras. La charla contó con intérpretes de LSA. Para quienes no hayan podido asistir pueden encontrar el testimonio completo en el Facebook oficial del Centro Ana Frank.
Entrevista a Héctor Shalom, Director del Centro Ana Frank Argentina
MCR: La entrevista comenzó con el tema del árbol de castaño que esta plantado en el jardín de la casa, el saber sobre el origen de la propiedad, y la historia de como llego a estar la Casa de Ana Frank en la comuna 12.
MCR: Me interesaba, justo fui a ver el árbol de castaño que no sé si es de acá o lo trajeron de...
HS: ¡No!, es un retoño del castaño real. El castaño original, exactamente.
Traído de Holanda, cuando inauguramos, era chiquitito.
MCR: me interesaba saber lo de la donación de la casa, quién donó, por qué lo hizo??
HS: Nosotros en el año 2008 publicamos un libro que se llama "Testimonios para Nunca Más de Ana Frank a nuestros días", y el libro a partir del testimonio toma la historia de Ana Frank y el nazismo, 3 testimonios de la dictadura, la dictadura, y 12 testimonios de jóvenes que representan diversidades en nuestros días, a partir de ese libro, una persona que lo leyó dijo que le gustaba muchísimo el enfoque, la concepción ideológica, pedagógica y demás, fui a tomar un café a la casa, nos contó que era una familia que vivió en esta casa 45 años, que siempre había sido una familia solidaria.
HS: La casa era conocida como "La Casa de Hilda", que Hilda había fallecido el año anterior, y que él y sus hijas habían decidido que la casa no se derrumbe, o no sea destinada a ser un edificio sino que encontrara algún destino de un proyecto que sea acorde a la trayectoria o la historia de la familia. Así que nos dijo, si queríamos proponerle un proyecto, que lo iba a hablar con las tres hijas, para ver si les gustaba. Que en dos meses se mudaba, - estaba viviendo en esta casa -, y nos dejaba la casa.
Yo en realidad estaba relacionado en forma voluntaria a La Casa de Ana Frank desde muchos años atrás, así que tomé contacto con La Casa de Ana Frank. Bueno, les presentamos el proyecto, les gustó muchísimo. La idea, bueno, tomé contacto con la casa de Ana Frank en Holanda, con quién yo tenía una relación de muchos años, como voluntario, llevando muestras itinerantes.
Ahí se inició una pequeña discusión, con Holanda. Porque no es parte del proyecto de Holanda crear museos, espacios fijos, pero bueno, el resultado finalmente fue que lo levantamos aquí, y estamos ahora cumpliendo 9 años de existencia, y abriendo, esta es nuestra expectativa, construyendo un teatro en el terreno de al lado.
Descubrimos que no existe ningún teatro que lleve el nombre de Ana Frank en el mundo.
MCR: ¿Para eso necesita autorización o se puede hacer?
HS: No hay problema. Represento esto hace muchos años, tenemos una relación muy fluida con Holanda y ellos están muy entusiasmados con esto, pensamos que va a ser un buen proyecto para la comuna, para el barrio, de tener un nuevo teatro con particular énfasis en los temas que hacen a nuestro campo, derechos humanos, convivencia...
MCR: Este matrimonio de la señora Hilda, en qué sentido solidario...?
Solidario tiene que ver con dos aspectos: Cuentan que cada vez que alguien necesitaba algo ellos ayudaban, alguien tenía problemas o económicos o de inundaciones en la zona, era siempre una casa dispuesta a ayudar al que necesite, y después nos enteramos, que también escondieron gente durante la dictadura. Es decir, esta casa, tiene este valor simbólico de haber ayudado a gente en diferentes situaciones.
MCR: Este matrimonio dueño de la casa era de origen judío?
HS: Él era de origen judío y con familia perdida en la guerra, en Polonia, y ella era tucumana, descendiente de los pueblos originarios tucumanos.
Esta es la historia de cómo recibimos la casa y de cómo fue creciendo muchísimo el proyecto.
MCR: ¿Reciben ayuda estatal, de la comuna, del gobierno de la Ciudad...?
No hemos conseguido todavía tener buena relación, ojalá este sea un punto de partida para tener contacto con la comuna, es más, hasta hace un par de meses sabíamos que pertenecíamos a la 13, no a la 12, no sé qué pasó en el camino... Más allá de la frontera específica, estaría bueno ampliar el mensaje, al resto de la comunidad, de todo el trabajo que se lleva adelante. Estamos tratando de construir vínculos, y que el teatro nos ayude.

Facebook "En el Diario"

Facebook en el Diario

Usuarios en línea

Hay 9 invitados y ningún miembro en línea