Más aumentos

El anuncio de nuevos aumentos de tarifas de luz, gas, agua, trenes, colectivos, etc. provoco que por las redes sociales se convocara a un Ruidazo para rechazar y decir No a los Tarifazos, esa fue la consigna que circuló e hizo que los vecinos se reunieran en las esquinas emblemáticas de cada comuna, en la Comuna 12, los lugares fueron en Saavedra: Plaza Alberdi (Crisólogo Larralde y M. Acha) en Villa Urquiza: Monroe y Triunvirato, en Villa Pueyrredón: Mosconi y Artigas y en Balbín y Goyeneche de Saavedra, los aumentos proyectados quedarán muy por encima de la inflación que el Gobierno estima en alrededor del 23%.
Cada cacerolazo tiene su impronta el que se convoco para ayer viernes 28 de diciembre a las 20:00 horas, en la esquina de la Av. Mosconi y Artigas, era significativo ver que la mayoría de los asistentes al ruidazo y que hacían sonar pitos, tapas de cacerolas, ollas, y todo lo que sirviera para producir ruido estaba integrado por mujeres, de todas las edades, a mi modesto entender las que manejan y saben sobre la economía familiar.
Esta vez fue acompañado por muchos bocinazos de los automovilistas que pasaban por el lugar en señal de apoyo, una hora después de la convocatoria, se seguían batiendo las cacerolas, sin cortes de calle, la manifestación tomaba la calle cuando el semáforo lo permitía, sin desordenes, pero con mucha bronca acumulada.
En cada comuna se hizo sentir el descontento, con más o menos vecinos reunidos, a pesar de ser fechas en que cada persona se está preparando para despedir el año, igual salieron a la calle para evidenciar que su bronca, unidos en decirle No a más tarifazos, ya los sueldos no alcanzan para efectuar pagos desmedidos y ni hablar de los jubilados a los que no solo les aumenta los servicios si no también los remedios y los aumentos que reciben están por debajo de lo que una persona necesita para vivir dignamente, los reclamos por los aumentos de tarifas no tienen un color partidario, la protesta es generalizada, nadie esta contento, aunque haya votado a la gestión actual con que le sigan metiendo la mano en los alicaídos bolsillos.