Martes 18 Junio 2019
Text Size

Telescopiada de verano

Casi recién iniciado el periodo de vacaciones, el receso escolar es una buena oportunidad para pasear con los chicos buscando actividades que los entretengan, cosas nuevas, al aire libre y gratuitas, un poco menos de tecnología para el verano y más naturaleza, el club de observadores de aves de Palermo comienza el 2019 con un evento doble, el sábado 5 de enero a las 9:00 de la mañana será el encuentro en la estación saludable de Alcorta y La Pampa para recorrer el lago Regatas observando aves para aquellos que son principiantes, la actividad libre y gratuita, no requiere inscripción, como todo disfrute del verde la ropa cómoda es lo mejor, si se tienen prismáticos no olvidarlos, cámara de fotos o simplemente observar.
A partir de las 11:00 el club de observadores de aves de Palermo, COA Carancho se Instalará con el telescopio frente al garzal del lago para ver de cerca a los cuatro pichones de aningas, ya creciditos, y a las garzas de distintas edades, una buena oportunidad para quien no lo tenga de adquirir la guía de aves de Palermo, la actividad se suspende por lluvia, aunque según el pronóstico será un sábado soleado.
La observación de aves es un pasatiempo que se desarrolla en casi todos los lugares de mundo, es una ocupación apasionante una vez que la conocemos, un hobby que requiere de paciencia, una buena enseñanza para los más chiquitos, para conectarlos con la naturaleza, que se puede desarrollar en cualquier lugar, plazas, parques, donde el verde este presente, es un complemento de cualquier salida, aprendiendo a hacer silencio, a acercarse con movimientos lentos para no asustar a los pájaros, un lujo poder iniciar esta actividad con profesionales, para aprender y poder hacerlo por nuestra cuenta en cuanto tengamos una salida al aire libre.
Una vez que adentremos en la observación nos formaremos en la preservación de la vida sobre la tierra, en el uso eficiente de los recursos naturales, para cuidar todas las formas de vida. El COA Carancho en el 2018, fue declarado de Interés Ambiental por la Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.