Martes 1 Diciembre 2020
Text Size

La Casa por la ventana

La Casa Nacional del Bicentenario reabre sus puertas con La Casa por la ventana, una propuesta realizada en conjunto con el Centro de Arte Sonoro (CASo) con el objetivo de retomar la actividad y el vínculo con el público de manera presencial.
Se activará el espacio de la planta baja hacia la calle, conformando un nuevo ámbito expositivo. Los ventanales –límite y umbral que nos separan del afuera– serán transformados en espacios de exhibición. A su vez, las obras allí expuestas podrán ser recorridas en el hall de la Casa los días viernes y sábados de 17 a 20, con reserva previa de turno en la página web: compartir.cultura.gob.ar/reapertura-consciente, cumpliendo con el aforo (9 personas) y el protocolo sanitario vigente.
La primera acción del ciclo La Casa por la ventana es Todo mientras sucede parece eterno una instalación de luces y sonidos realizada por el artista sonoro Facundo Suasnabar. Fuera de los horarios de apertura al público, permanecerá activa para que pueda ser apreciadas por los y las transeúntes desde las ventanas.
Por su parte, el Museo Nacional del Grabado inicia esta nueva etapa con una intervención en la fachada: una nueva activación del proyecto POST. Imaginar el después | Sesiones de experimentación gráfica, curado por Silvia Dolinko y Cristina Blanco.
SOBRE Todo mientras sucede parece eterno, de Facundo Suasnabar
La instalación propone el recorrido por un sendero a través de un ecosistema híbrido-electrónico. Cúmulos de luces LED precintadas entre sí se conectan a una caja central por medio de cables que atraviesan la sala. Las luces se prenden y se apagan en concordancia con el paisaje sonoro del espacio. En su totalidad, estos elementos componen una máquina tosca, poco sofisticada y no funcional. Al orquestar su funcionamiento en el tiempo, se intenta transformar su comportamiento binario maquínico en uno más orgánico. La máquina, al velar y desvelar fragmentos del espacio con resonancias lumínicas y sonoras, altera la percepción del mismo para quien lo transita. De esta manera, máquina-parásito y espacio se integran, generando un ecosistema de cuerpos tecnológicos que emulan cuerpos orgánicos - ocupan un espacio que lxs humanxs ya no pueden ocupar.
Facundo Suasnabar es artista intermedial, compositor, y desarrollador tecnológico. Centra su producción en la exploración de las posibilidades del sonido y la luz, en sus diferentes dimensiones y relaciones con los espacios y contextos, y en la relación que existe entre máquina-humano-espacio intentando crear límites mutantes entre disciplinas y estructuras, utilizando la tecnología como herramienta principal. Es miembro fundador del colectivo de arte y tecnología AUTOBUZZ y curador de la net label de música electrónica, experimental y arte sonoro Strlac Records. Estudió composición electroacústica, producción musical y artes electrónicas en UNTREF. Participó en muestras en el Centro Cultural Recoleta, Centro Cultural Kirchner, Centro de Arte Sonoro (CASo) y UNTREF, entre otros espacios.
Casa Nacional del Bicentenario
Riobamba 985, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.