Viernes 3 Diciembre 2021

El antiguo zoológico que visitamos en otros tiempos, en los que había animales ubicados en recintos cercados, o enjaulados, por decisión del Gobierno de la Ciudad se convirtió en el Ecoparque, allí quedaron los viejos edificios que han sido restaurados, conservando su estilo original, el Ecoparque porteño es más que un paseo familiar, tiene varios programas de conservación de especies y se estará sumando otro, el Programa de Conservación de Polinizadores, en Argentina y en otros lugares del mundo crece la preocupación por la disminución de las poblaciones de polinizadores, el uso de plaguicidas, la polución, etc. han hecho que muchas especies se encuentren el peligro y esto afecta a la agricultura y por ende la economía, de hecho, en algunos lugares se alquilan colmenas de abejas para poder mejorar los cultivos, a este punto se ha llegado, aunque parezca mentira.

Crear ambientes adecuados, con plantas y árboles nativos, para que las distintas especies puedan alimentarse, anidar, reproducirse e incentivar la agroecológica, los cultivos orgánicos, los corredores biológicos, todos debemos cooperar para que los colibríes, vaquitas de San Antonio, avispas, moscas, mariposas, polillas, cascarudos, se multipliquen y puedan realizar la importante tarea de polinizar.

Programas de conservación del Ecoparque porteño

Su objetivo principal es conservar las especies que presenten algún grado de amenaza con el propósito de asegurar la viabilidad a largo plazo de sus poblaciones.

Actualmente los proyectos y programas de conservación son los siguientes:

Biotecnología Reproductiva para la Conservación de Fauna Silvestre y Banco de Recursos Genéticos.

Programa de Conservación y Rescate de Aves Rapaces (PCRAR).

Programa Animales Embajadores (PAE).

Programa de Conservación del Cóndor Andino (PCCA).

Programa de Investigación y Conservación de Herpetofauna Chaqueña (PICHeC).

Programa para la Conservación de Fauna Marina.

Centro de Rescate de Fauna Silvestre (CRFS).

Programa de Conservación del Tapir (Tapirus terrestris).

Programa de Conservación de Guacamayo rojo (Ara chloropterus).

Programa de Conservación de Caracoles de Apipé (Aylacostoma sp.).

Programa de Investigación y Conservación de Anfibios Amenazados.

Programa de Conservación y Cría del Cardenal Amarillo (Gubernatrix cristata).

Programa de Conservación de Polinizadores (Proyecto Abejas y Proyecto Mariposario abierto).

Programa de Conservación de Lobo Gargantilla (Pteronura brasiliensis).

Programa de Conservación de Crácidos.

Las tareas de rescate también son claves para la conservación de nuestra fauna. Durante el 2020, a pesar de las restricciones impuestas por la pandemia se rescataron más de 500 animales, de los cuales la mitad ya pudo ser devuelto a la naturaleza luego de la correspondiente rehabilitación y control.