Lunes 17 Junio 2024

Se redujeron los residuos plásticos de la Cuenca Matanza Riachuelo, la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo realizó un estudio que permite caracterizar los principales residuos sólidos que se retiran del río. Aunque los restos forestales y otros contaminantes fueron los protagonistas, desde la institución aseguran que las cifras de contaminantes plásticos disminuyeron.

Que la Cuenca del río Matanza-Riachuelo es una de las más contaminadas de la Argentina es una realidad: en los últimos cien años, los niveles de polución fueron aumentando junto con la urbanización del área metropolitana de Buenos Aires y el crecimiento industrial dentro de la cuenca, debido a la vertiente de efluentes y su utilización como sumidero cloacal.

Para revertir este escenario, la Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (ACUMAR) cuenta con un Plan Integral de Saneamiento Ambiental y realiza semestralmente un estudio de caracterización que permite conocer detalles sobre el tipo de residuos extraídos del agua y apuntar el porcentaje estimado de la cantidad y tipos de desechos para una posterior planificación estratégica de saneamiento. Las cifras del último reporte son alentadoras: se habrían reducido la cantidad de plásticos hallados en el relevamiento en un 39 por ciento respecto al último informe.

“Desde el organismo dividimos la Cuenca en tres tramos: Alta, Media y Baja. En cada una de ellas, de acuerdo al uso del suelo y a la situación socio ambiental, se generan distintos tipos de residuos”, explicó Ricardo Rollandi,  director de Gestión Integral de Residuos Sólidos de ACUMAR, a la Agencia CTyS-UNLaM.

El último informe publica demostró que, sobre los residuos analizados, alrededor del 46,9 por ciento son restos de ramas, forestales y desmalezado; 28,4 son plásticos; el 6,3 son pañales y apósitos; 5 son materiales como cartón y telgopor; 4,6  son neumáticos; 4,6 restos textiles; el 4,2 son maderas; 3,6 son envases metálicos y 0,7 son vidrios.

Mientras que, en el estudio anterior, publicado en septiembre de 2022, los residuos más predominantes también fueron restos de ramas forestales y desmalezado -30 por ciento-. Aunque, en febrero de 2022, el primer puesto se lo quedaron los plásticos, con un 46 por ciento.

Para Rollandi, el panorama parece dar buenas señales. “Lo que está claro es que bajaron las cifras de residuos sólidos flotantes, en torno a un 20 por ciento interanual. Esto quiere decir que se está resolviendo el problema antes de que el residuo llegue al río”. Además, destacó el aporte de embarcaciones, para el traslado de la basura. “Ya hace un tiempo que se hizo más eficiente el traslado de los desechos con barcos que tienen poco calado, tanto en altura como en profundidad, lo que  nos permite llegar a lugares del río que antes no llegábamos, por la poca profundidad del agua”.

Las muestras para este análisis se toman sobre cuatro puntos estratégicos a lo largo de 22 kilómetros del Riachuelo. Los tramos 1 y 2 abarcan desde la Ruta 4 hasta Puente Alsina, el tramo 3 contempla desde Alsina hasta Puente Bosch y el tramo 4 comprende el análisis entre Puente Bosch y la Autopista Buenos Aires – La Plata. 

Agustina Lima - (Agencia CTyS-UNLaM)