Domingo 26 Mayo 2024

En charlas virtuales con vecinos que se dieron durante la pandemia, tiempo en que al no poder salir de nuestros hogares en pos de no contagiarnos de un virus peligroso, la mayoría realizo muchas tareas que por el ritmo cotidiano de trabajo, tramites, y otras yerbas, no alejaban por periodos prolongados de nuestras casas, así que cada uno se dedicó a muchas cosas, cocinar, leer, limpiar, ordenar, etc.

Con el tema de ordenar un grupo grande de vecinos descubrió y nos pasa a todos, la gran cantidad de elementos, por no decir cachivaches, que uno va guardando por falta de tiempo, acumulando cosas que ya no utiliza y que tal vez se pueden reconvertir o le puedan servir a otras personas que no tienen.

En el marco del Día Mundial del Reciclaje que se celebra el 17 de mayo, el Gobierno de la Ciudad inicio una campaña para recibir aparatos eléctricos y electrónicos, se promocionará la correcta gestión de estos residuos, comenzó en la zona del Microcentro porteño y a partir de un cronograma itinerante para así llegar a las 15 Comunas.

Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEEs)

Se reciben sólo pequeños aparatos eléctricos y electrónicos de origen domiciliario, como por ejemplo: Celulares, Notebooks, Tablets, Auriculares, Monitores, teclados y mouse, Cargadores de celular, Cámaras de foto y video, Reproductores de DVD, MP3, MP4, Pendrives, Radios, Licuadoras, Cafeteras, Secadores de pelo, Planchas, Tostadoras.

Los RAEEs cuentan con muchas partes que pueden ser recicladas y reutilizadas por la industria local, como plásticos, metales e imanes. Pero también cuentan con una pequeña cantidad de elementos potencialmente peligrosos para la salud y el ambiente, como mercurio, plomo y cadmio, que debe ser dispuesta y tratada correctamente.

La correcta disposición de los RAEEs y el reciclado de los aparatos electrónicos tiene un doble impacto positivo:

Permite recuperar metales o materiales (silicio, plásticos, oro, plata, cobre, etc.) que son cada vez más escasos y cuya obtención a través de la minería genera un alto deterioro ambiental. Gracias al proceso de reciclaje, estos materiales pueden ser extraídos y utilizados nuevamente para fabricar nuevos aparatos, y así contribuir a la economía circular.

Se reduce el efecto negativo que estos residuos generarían en el ambiente si se disponen de forma incorrecta en basurales, evitando así la contaminación de napas y suelos.

Gestión de la Ciudad de Buenos Aires

En la Ciudad de Buenos Aires, cada habitante genera al año 7 kg de RAEEs.

La gestión de estos residuos en la Ciudad comenzó en 2015 y a la fecha se recolectaron más de 1.3 mil toneladas (1324,7 tn). Esto equivale a que:

Se reciclaron 953,78 kg

Se reutilizaron 331,18 kg (como las plaquetas)

Y se dispusieron correctamente como Residuo Peligroso 39,74 kg (como los tubos de rayos católicos)