Martes 28 Junio 2022

Con un baúl lleno de ilusiones, comenzó el viaje para un matrimonio argentino que se animó a la aventura, muchos de nosotros en algún momento tuvimos la idea de emprender un viaje por diferentes países del mundo, el tema es animarse y hacerlo, son pocas las personas las que cristalizan el sueño, será por eso que ayer  en el obelisco porteño se reunieron tantos vecinos, familiares y amigos, para darle la bienvenida a la familia Zapp, que no solo recorrieron muchos países, sino que tuvieron el tiempo de armar una hermosa familia con cuatro hijos.

En su viaje de regreso a la Ciudad pasaron por varios lugares, entre ellos Gualeguaychú, en Entre Ríos, donde un vecino de la Comuna 12 estaba pasando unos días, amablemente nos envió la fotografía del auto de la familia Zapp,  un automóvil Made in U.S.A,

Graham Paige, de 1928, es increíble que ese auto no lo haya abandonado y regresara junto a ellos y que siga funcionando.

La travesía (Agencia Telam)

Hernán y Candelaria iniciaron el viaje cuando llevaban seis años de casados, con la intención inicial de llegar hasta Alaska, pero luego continuaron por el resto del mundo y fueron cumpliendo en el trayecto el deseo de tener hijos.

En general, los Zapp se hospedaron en más de 2.000 hogares que los recibieron y Candelaria destacó que "es increíble la humanidad" y que "muchos nos ayudaron solo por ser parte de un sueño".

Durante la travesía Hernán contrajo malaria; también atravesaron Asia cuando había gripe aviar, África con el ébola y Centroamérica con dengue.

Durante su travesía, los Zapp también fueron recibidos por personalidades argentinas como Lionel Messi o el Papa Francisco, a quienes les entregaron su libro “Atrapa tus sueños”.

"La idea era recorrer 20 países y terminamos recorriendo más de 100. Cumplimos dos sueños: el de conocer el mundo que Dios nos dio y poder formar una familia", dijo emocionado Herman.

Candelaria dijo que, durante la travesía, fue una “maestra estricta de sus hijos” y que, con la conclusión del viaje, ingresarán a una institución educativa para continuar su formación.

"A los chicos les encanta viajar, la pasaban súper y en esta nueva etapa también la van a pasar genial. En el Obelisco termina una etapa y comienza otra. Sigue la aventura de vivir en Argentina, una linda aventura", remarcó Candelaria.