Miércoles 25 Mayo 2022

En el marco de esta celebración mundial para apreciar el patrimonio cultural de cada país, el Ministerio de Espacio Público e Higiene Urbana porteño preparo con el nombre “Estatuas bajo las estrellas”, un evento en el cual se mostrarán los monumentos como nunca antes, este lunes 18 de abril diversos monumentos se verán vestidos de gala durante todo el día, con galeras y collares de perlas.

Y el 23 de abril, el MOA abrirá sus puertas para que vecinos y vecinas disfruten a cielo abierto los trabajos que hacen los restauradores a diario en el taller y en el Patio de las Esculturas. Habrá ferias y música en vivo. La cita es de 19 a 23 horas en Adolfo Berro 3880.

Los monumentos intervenidos serán: Poseidón, ubicado en la Plaza Naciones Unidas; El atleta, plaza Ramón González Fernández; El ciervo, Plaza intendente Seeber; León con su caza, Plaza Holanda; Torso masculino, Parque Thays; Canto a la Argentina, Plaza Rubén Darío; Caperucita roja, Plaza Sicilia; La cígale, Rosedal; La aurora, Parque Centenario; y El pensador, Plaza Mariano Moreno.

El evento además contará con la iluminación led en el Patio de las Esculturas, un recorrido por los talleres del MOA, para ver cómo trabajan los restauradores, intervenciones teatrales intermitentes a cargo de “SempreEndavant”: relatos de suspenso y dramatizaciones acerca de los monumentos del Patio de Esculturas, acompañados por un contrabajista que musicalizará la escena.

También habrá música ambiental y un patio gastronómico con la presencia de las ferias Sabe la Tierra y BA Market, y un show con bandas musicales como Elton Fonk (20.30 h) y Negro Fonky (21.30 h).

Sobre el MOA

El MOA, también conocido como “el Hospital de las Estatuas”, es el taller más importante de la Ciudad que se encarga de preservar y restaurar esculturas centenarias que se encuentran deterioradas ya sea por el paso del tiempo o por vandalismo En la Ciudad de Bueno Aires hay más de 2 mil monumentos entre estatuas, bustos, placas, mástiles, fuentes y monolitos.

Para realizar los trabajos, se trasladan las piezas deterioradas hasta los talleres del MOA; las más pequeñas, como los bustos, frisos o jarrones, son tratadas dentro de los talleres, pero otras, de mayores dimensiones, son restauradas al aire libre.

Algunos monumentos, debido a su gran tamaño, no pueden ser trasladados y son tratados en el lugar donde están emplazados.

Una vez concluidos los trabajos, las obras de arte que fueron llevadas hasta los talleres vuelven a ser emplazadas en sus sitios originales.

Cuando se trata de obras de gran valor cultural, éstas son reemplazadas por réplicas mientras que las originales son conservadas en el Patio de Esculturas del MOA, generando así una suerte de “museo a cielo abierto”.